miércoles, 15 de octubre de 2008

Novedades y Olvidos

El escaparate tiene una luz especial. Sí, maravillosa.
Todo allí merece ser llevado a casa, acunado si fuera menester.
Pasas horas y horas mirando, días y días pasando cerca para, de reojo, volver a sentir que está un poco más cerca de tus manos.
Piensas ¿Cómo será? ¿Cómo funcionará?
Ahorras, inviertes tu tiempo en hacer todo lo posible por responder a esas preguntas.
Y un día simplemente, o lo compras, o se va del escaparate.
Entonces... lo olvidas.
Nada queda ya de aquella mágica atracción, parece ser que no era tan importante ¿No? Quizá el mes que viene traigan cosas nuevas... me han hablado de otra tienda en que....
Y así llega el olvido.
Y se lleva TODO con él.
Si igualamos escaparate a mundo y si igualamos objeto a persona... ¿Cambia algo? Algunos ilusos dirán que sí, pero nah, nada más lejos de la realidad.
Toda la vida luchando por dejar de ser objeto, es una lucha en vano, los ojos son compradores compulsivos y no hay nada social que pueda cambiar un rasgo tan genético.

5 comentarios:

No pienso darle mi nombre a una máquina dijo...

Seguro que hay quien si te ve a ti rompe el escaparate, ¿eh?
Realmente, buscar a una persona, en el sentido que lo dices, no es en absoluto equiparable a comprar algo. La persona tiene voluntad y puede elegir irse contigo o no, además de que puede abandonarte, etc.
Pero en esencia tienes razón, o pillas cacho rápido, o no pillas.

PD: Aún así, hay un punto en el que no estoy de acuerdo completamente, pues hay personas a las que no es fácil olvidar.

Un Dulce Irreverente dijo...

TODO lo cura el tiempo; y al decir "cura", se puede pensar en "olvido"; sin mayor problema.

Es una gran verdad. La única diferencia está en cuánto tiempo es necesario para ese olvido.
Y, aunque es extraño que así suceda, hay ocasiones en los que ese tiempo, sin tener por qué ser eterno, es más largo que el que dura nuestra vida; y entonces es, para nosotros, lo mismo que si fuese eterno.

Los olvidos... caprichosos olvidos; igual de caprichosos que sus antagonistas... los deseos....

Nanah dijo...

Mr Jekyll:

Es cierto que, como dijo xhelazz "ejercer el olvido por voluntad es imposible", pero también es asombrosa la capacidad de otras personas para olvidarlo todo.

Creo que viene a ser directamente proporcional a cómo te acuerdes tú de ellas.

Aun así, supongo que por la facilidad que se tiene hoy en día de conseguir algo, no se aprecia para nada aquello que se consigue...

Nanah dijo...

Un dulce irreverente:

Es lo de siempre, que haya caprichos consigue que haya una ilusión fugaz, momentánea.

Aun así... también tienen culpa los caprichos, de no darse a merecer ¿No?

Quizá con el tiempo uno deje de interesarse en caprichos y se busque algo que sea tal vez más caro, pero que dure para toda la vida.

Hoy en día los niños son eternos. Tal vez ese sea el problema.

isi-05x3 dijo...

Los caprichos son efímeros, pero hay veces que cuando cambian el escaparate te marca el cambio, extrañas lo de antes... Por algo será que no lo olvidas ;)

Besos^^